Mysphera

Born to be lean

El mundo cambia rápido. El sistema sanitario, no.

En los 10 años que lleva funcionando, Mysphera ha desafiado a un sector estancado y con serios problemas de funcionalidad y eficiencia.

Las listas de espera son largas, la estancia en urgencias tediosa y el personal sanitario invierte cantidades ingentes de tiempo en tareas que poco tienen que ver con la atención al paciente.

Con la internacionalización, querían decir al mundo que están aquí porque la sociedad necesita un servicio sanitario centrado en los pacientes.

Featured:
Estrategia de marca, identidad visual, identidad verbal, naming de servicios, dirección de arte, activación de marca, consultoría de marca.


Reto

Los hospitales funcionan a tiempo completo, las 24 horas del día. No podemos añadir horas, pero sí podemos hacer que esas horas tengan mucho más valor.

Mysphera ha desarrollado un sistema tecnológico innovador propio que automatiza, simplifica y agiliza todos los procesos de un hospital, consiguiendo liberar al personal de todas esas tareas que les impide centrarse en el core de su trabajo; la atención y el cuidado de los pacientes.

Que el tiempo no sea determinante en la toma de decisiones sobre la salud de las personas.
Con la internacionalización, querían decir al mundo que están aquí porque la sociedad necesita un servicio sanitario centrado en los pacientes.



Cambio

Mysphera ya no se trata de una empresa que vende innovación y tecnología. Ahora vende algo más que siempre nos han dicho que no se podía comprar, uno de los bienes más cotizados del mundo; el tiempo.

Necesitábamos devolver a las personas ese tiempo que les pertenece, así que eliminamos todos los elementos innecesarios en la marca y su comunicación. *Debíamos transmitir el valor que aportamos a la sociedad.*

Sin tecnicismos, sin decorados. Solo Mysphera, las personas, su cuidado y su tiempo.




Bubble Hop

It’s a kind of magic

Si algo nos hacía flipar de pequeños eran las sorpresas. Que nos regalaran un juguete que hacía algo que no esperábamos. Por ejemplo, un cuento de esos que al abrirlo se desplegaba y se levantaba un paisaje. O un personaje.

En Bubblehop tienen claro que los tiempos han cambiado y que los niños necesitan seguir siendo niños. Inspirados en el concepto de los libros pop up y apoyados por la tecnología actual, han creado una serie de cuentos con personajes que cobran vida a través de una app de realidad aumentada.

Necesitaban una marca capaz de transmitir ese concepto, porque la forma de sorprender cambia, pero la emoción nunca pasa de moda.

Featured:
Estrategia de marca, naming, identidad visual, identidad verbal y diseño de producto






Reto

El entretenimiento infantil tiene muchas formas. Hay televisión, móviles, tablets, juguetes, juegos y cuentos. Los niños se entretienen con cualquier cosa, pero nosotros necesitábamos recuperar esa mirada radiante que todos recordamos y reconocemos cuando algo te emociona de verdad.

Había que conseguir algo que fuera diferencial y al mismo tiempo capaz de sorprender a los niños de nuevo Cambiar el simple entretenimiento por la magia.

Cambio

Buscamos que el niño fuera el protagonista incorporando el poder de las historias. Porque pocas cosas nos hacen sentir más emociones que una buena historia. ¿Y si contáramos una historia con esos personajes que cobran vida? ¿Y si además pudiéramos interactuar con ellos? Las historias son más divertidas cuando formas parte de ellas.

La identidad de Bubblehop refleja ese salto a la realidad de los personajes, convirtiendo un cuento en una experiencia inmersiva, sorprendente e inolvidable.





Navlandis

Folding all over the world

El contenedor marítimo es, sin duda, uno de los inventos más revolucionarios del siglo XX. Cambió el paradigma del transporte de mercancías permitiendo ahorrar grandes cantidades de tiempo y dinero.

En la actualidad, es el medio por el que se mueve el 90% de las mercancías a nivel mundial. Poca broma.

Sin embargo, no todos los países exportan e importan la misma cantidad de mercancía, por lo que existe un problema logístico de rutas de transporte y almacenamiento de contenedores vacíos que supone un alto coste económico y medioambiental y que, además, está provocando el colapso de algunos de los puertos más importantes del mundo.

Featured:
Estrategia de marca, arquitectura de marca, identidad visual, identidad verbal, consultoría de marca









Reto

La pasión de Navlandis es llevar al contenedor a la mejor versión de sí mismo.

Se necesitaba una solución con la que todos pudieran ganar, empezando por el medioambiente y acabando por los costes de transporte y almacenamiento.

Navlandis ha atajado este problema con una solución que lleva intentando implementarse sin éxito en el mercado desde los años 80: el contenedor plegable.

Muchos lo han intentado, pero hasta el momento solo ellos han conseguido desarrollar un contenedor que cumple con todas las características, especificaciones y requerimientos del mercado. Un contenedor al uso, que se pliega.

Pero, ¿cómo le explicamos al mundo que esta es la buena?









Del transporte de aire a su libertad y cuidado

Con su empeño y constancia han conseguido lo imposible. Tenemos un contenedor que funciona. Que se llena, se vacía, se pliega y se despliega, como el símbolo de su marca, que se desprende del logotipo, creando un contenedor de contenidos.

La actitud azul, llega para quedarse. Y el viaje hacia un océano y un sector más sostenible, ha comenzado.